Clematis vitalba: una trepadora para entrelazar



Entre las malas hierbas que infestan nuestras zonas, Clematis vitalba (Ranunculaceae) es una de las más difíciles de controlar: sus lianas, largas hasta veinte metros, se enrollan en los árboles y las cercas, y crecen rápidamente formando marañas inextricables. Sin embargo, si la examinamos bajo otros puntos de vista, vitalba es una planta interesante, y podemos aprender a utilizarla, en vez de intentar eliminarla (misión casi imposible!).

Antes de todo, vitalba se puede comer: en primavera se cortan los nuevos brotes, y se comen cocidos, a la sartén o en las tortillas, solos o junto a otras hierbas salvajes; tienen virtudes diuréticas y depurativas. Es muy importante comer sólo los brotes jóvenes, porque el resto de la planta contiene un alcaloide tóxico, la anemonina. Esta sustancia se volatiliza durante la desecación. Si se quiere utilizar vitalba para cestería, desaconsejo de utilizarla fresca durante el período vegetativo porque puede irritar la piel de las manos; las lianas recogidas en invierno, en cambio, no dan ningún problema.

Sus largos tallos se utilizan tradicionalmente para tejer cestos y para atar otras plantas a sus soportes; se recogen en invierno las lianas de uno o dos años. Una vez que se la quitado la piel, se pueden utilizar frescas,o bien hacer unos rollitos y dejarlos secar; después de un remojo de un par de horas en agua tibia, vuelven a ser flexibles. La piel se puede quitar a mano, o también se pueden hervir en agua las lianas más gordas, de esta manera la piel se desprende fácilmente.

Hace unos años, teniendo a disposición una buena cantidad de lianas demasiado gordas para hacer cestos, construí una “compostera biodegradable” muy fácil de reproducir. Se planta un cierto numero de palos, distantes 20 cm entre sí y altos 1,20 m, en forma redonda o rectangular, y después se realiza el tejido con fajas de lianas, mejor si son gruesas y ramificadas, zigzagueando entre los palos, hasta llegar a la cima. Para este tipo de trabajos, se elige un árbol cubierto de lematis y se libera completamente de ella, para utilizar todo lo que se ha quitado, después de haberlo desenredado y antes de que se seque.

compostiera

De la misma manera, antes de la difusón de valla metálicas, se hacían rústicas cercas para los cultivos. Las lianas que trepan por los árboles son mejores de las que se arrastran por el suelo, para recojerlas se cortan a nivel del suelo y se hace el “tiro de la cuerda”, cuidando de no dañar el árbol y de no hacerse daño con las ramas secas que pueden quebrarse y caer. El momento mejor es en invierno, cuando la planta ha perdido las hojas, con luna menguante. En esta estación las lianas más jóvenes, las más adecuadas para hacer cestos, tienen la piel parda y “crujiente”, y es fácil quitarla dándoles vueltas alrededor de los dedos.
En Romagna vitalba se utiliza sobre todo para el tejido del “gavagn”, un cesto de costillas con la estructura hecha en ramas de mimbre, fresno, avellano etc. Nunca había encontrado cestos hechos de vitalba por entero, e intenté hacer unos: me parecía muy complicado, pero no es tanto. Hace falta tener en cuenta los nudos, en que la liana no se dobla bien y se puede quebrar, y la consistencia suave de la liana, que no se dobla a “recodo”.

cestino

De hecho, vitalba se parece a la médula (o rattan, o rotang), un material que se consigue a partir de otra liana mucho más gruesa que crece en el sureste de Asia, y que se utiliza para la mayoría de los cestos de importación, La médula no es un material muy sostenible desde el punto de vista medioambiental, por varias razones: se recoge depredando la selva tropical, o en enormes extensiones de monocultivo obtenidas con la deforestación, además es trefilado industrialmente y blanqueado químicamente, y recorre miles y miles de kilómetros para llegar aquí. Vitalba, para los cesteros, es una buena alternativa a la médula: crece en abundancia por todas partes, y no hace falta cultivarla ni comprarla.


Arianna Ancarani

cestone

























Licenza Creative Commons
distribuito con Licenza Creative Commons
Attribuzione - Non commerciale - Non opere derivate 4.0 Internazionale.